NUEVO CURSO: Aprender a manejar las preocupaciones excesivas

¿A quién va dirigido?

A todas aquellas personas que en su día a día se encuentran a sí mismas enredadas en sus pensamientos, tensas y preocupadas de manera habitual. También a aquellas que se sienten paralizadas por el miedo a que las cosas no salgan bien o como deberían, pudiendo todo esto interferir en el desarrollo de su vida. Para todos vosotros, va dirigido este curso de carácter básico donde aprenderás a manejar adecuadamente las preocupaciones.

Contenidos del curso:

  • ¿Sobre qué y por qué solemos preocuparnos?
  • Cuándo y cómo ‘preocuparse’ comienza a ser un problema.
  • Entendiendo la conducta de preocuparnos y sus trampas.
  • Emociones, pensamientos y acciones. ¿Cómo se relacionan?
  • Técnicas de gestión emocional.
  • Aprendiendo a manejar adecuadamente las preocupaciones excesivas: herramientas útiles para el día a día.

Metodología:

Se combinarán explicaciones teóricas con actividades prácticas, grupales e individuales, role-playings y vídeos.

El curso se desarrolla a través de sesiones de teoría donde se aclararán conceptos y procedimientos. Igualmente, consta de una importante parte práctica que tiene por objetivo capacitar a la persona para gestionar las preocupaciones del día a día.

Duración:

9 horas repartidas en:

Viernes 28 de Octubre y viernes 4 y 11 de Noviembre de 17:30 a 20:30h.

Precio:

90€. Mínimo 5 personas para abrir grupo.

Lugar:

Nexo Psicología Aplicada   –   C/Cervantes 44, 1º D, Madrid. Frente a la Plaza de Neptuno.

Profesoras:

Sara Villoria y Marina Bazaga.

Inscripción y contacto:

por teléfono (914201700) o bien mediante email a secretaria@nexopsicologia.com

NOTA: el plazo de inscripción finaliza el 26 de Octubre. 

La operación bikini más efectiva: Cuídate y Disfruta (todo el año)

Por fin llega el verano.

Está a la vuelta de la esquina. Empieza a hacer calor y el buen tiempo nos lleva a los pantalones cortos, los baños en la piscina y las bebidas fresquitas en las terrazas con amigos. Sin embargo, esto mismo puede ser un motivo de estrés ya que puede no gustarnos lo que anticipamos. Y es que ver la televisión y su publicidad, ir a hacer la compra, e incluso charlar con unas amigas nos pueden poner en contacto con que es momento de hacer dieta para estar perfectas y perfectos, de rápidamente hacer ejercicio para tonificar nuestro cuerpo para la playa, etc. Nos ponemos en contacto con una realidad aumentada y distorsionada. ¿Hemos pasado un año relativamente tranquilos y ahora resulta que nuestra imagen es un desastre?

Podemos acudir a operaciones bikini diversas, dietas, horas y horas de gimnasio,… pero esto no va a funcionar.

 

¿Por qué no funcionan bien las famosas dietas rápidas y operaciones bikini?

No funcionan porque las dietas solo tienen un objetivo, que es adelgazar, pero en ningún momento están asociadas a disfrutar ni a sentir placer. Carecen de recompensas y el proceso se vive con frustración. En estas dietas suele haber mucha exigencia, poco sabor y mucha prohibición.

Otras dietas nos prometen que no pasaremos hambre, a veces revestidas de “salud” pero muchas carecen de nutrientes esenciales para nuestro cuerpo y a largo plazo podemos encontrarnos con problemas de salud.

Lo que sabemos es que estos trucos y dietas no se ocupan de si estamos bien o mal en ellas, de si cabe dentro pasarlo bien y disfrutar de la comida y de nuestro tiempo libre. De aceptar y querer nuestro cuerpo. Es por ello que solemos abandonarlas, a veces incluso produciéndose el famoso “efecto rebote”.

 

El efecto rebote de las dietas.

Cuando nos prohibimos ciertos alimentos lo que hacemos sin querer es dotar a estos estímulos de más potencia, es decir, que estos alimentos cobren un valor mayor para nosotros. Esto se traduce en que nos genera ansiedad no poderlos ingerir porque los deseamos, incluso más que antes, y parece inevitable no darnos algún “atracón” con ellos, sentirnos mal si un día los comemos, o no poder dejar de pensar en ello y no disfrutar de otros alimentos y de otras actividades.

 

comida33downloadEsto es difícil de manejar ya que puede condenarnos a estar haciendo dieta de manera constante. Esta dinámica es la que puede llevarnos a sentirnos mal con nosotros mismos, sentirnos completamente frustrados con nuestro cuerpo y nosotros mismos e incluso desarrollar algún tipo de trastorno alimentario (TCA).

 

Alimentación con placer. La fórmula más efectiva.

Querer cuidarse es un deseo fantástico y sano. No solo estar guapas y guapos, que es algo que la mayoría deseamos, sino tomar conciencia de nuestra alimentación, de hacer ejercicio. Y la mejor noticia es que esto puede hacerse sin sufrir, sin pasar hambre, sin tener alimentos prohibidos ni pasar los días en el gimnasio.

La dieta más efectiva es no hacer dieta.dieta_mediterranea_piramide

Ya hemos visto lo que tradicionalmente ha consistido hacer dieta, además de que se entiende que es algo temporal y puntual. Sin embargo, la clave para cuidar la línea y la salud todos los días del año no va a estar en las dietas sino en instaurar unos buenos hábitos de alimentación.

Nuestra recomendación es seguir la conocida Dieta Mediterránea, que de “dieta” no tiene nada, sino una composición variada y completa de alimentos en los que se establecen un orden en cuanto a cantidades saludables. Lo que funciona no es prohibirse alimentos y comidas sino poder incluir todo en la medida más adecuada.

Algunas pautas útiles para ayudarte en tu nueva forma de alimentarte:

  1. Prohibido prohibirte alimentos y pasar hambre. Si esto ocurre es que igual no lo estás haciendo bien. Mantener una buena alimentación y bajar peso no tiene que conllevar frustración y malestar. La clave es incorporar placer y disfrute en todas nuestras comidas.
  2. Toma como referencia la Dieta Mediterránea.
  3. No hay alimentos buenos ni malos. Aquí se combate una de las creencias más instauradas en las dietas. No hay alimentos buenos ni malos. Lo que debemos conocer y manejar bien es información acerca de la cantidad apropiada para ingerirlos.
  4. No controles las señales de tu cuerpo. Deja que tu cuerpo se regule solo. Parece increíble pero es así, nuestro cuerpo es inteligente y nos envía señales de hambre o de llenado cuando lo necesita pero tenemos la costumbre de intentar gestionar esto nosotros y le quitamos el control. Pensamos que nuestro cuerpo nos puede engañar y no saber parar pero lo cierto es que nuestro organismo está preparado para hacer esto solo y hacerlo bien. Es cuando tomamos el control nosotros cuando se pueden producir problemas, de privación o sobrealimentación.
  5. Aprende a disfrutar. Juega a inventar y probar recetas. Paladea y saborea los alimentos, las texturas,… Prepara con mimo y decora tus platos. Puedes descubrir sensaciones en las que no habías reparado antes.
  6. Haz ejercicio moderado. El ejercicio es una actividad magnífica y nos ayudará a mantener un peso adecuado para nuestro cuerpo pero nunca debemos practicarlo en exceso. De lo contrario nuestro cuerpo puede sufrir. Además, no queremos que la función de esta actividad cambie. Su función, además de la cuidarnos, ha de ser la de disfrutar y estar orientada a la actividad en sí o la compañía.
  7. No confundir hambre y ansiedad. Aunque no son lo mismo a veces podemos llegar a confundir estas señales. Aunque comer puede producir un efecto de calma, cuando tengamos ansiedad no es momento de comer porque podemos establecer un nuevo tipo de relación con la comida que nada tiene que ver con su relación original (nutrirse). Es ahí cuando podemos establecer una relación conflictiva con la comida. Si aparece la ansiedad, lo mejor es esperar, tratacomida44downloadr de relajarse o distraerse y no comer hasta estar tranquilo.
  8. Descansa bien. Sentirnos sin energía puede hacernos recurrir a la comida con más frecuencia. Además, dormir bien ayuda a regular el peso. Esto ocurre porque nuestra hormonas Ghrelina (regula el apetito) y Leptina (regula la saciedad) mantienen nuestros niveles estables tras un descanso adecuado.
  9. Si estás lejos de cumplir estas pautas, empieza poco a poco. Muchas veces queremos hacer las cosas perfecta y rápidamente pero resulta difícil y poco realista. Ten paciencia y ve poco a poco. Los hábitos se establecen despacio y progresivamente. Esa es la mejor fórmula para que se queden con nosotros.

 

No tienes por qué hacer esto sola/o. Si quieres recibir asesoramiento, tienes dudas o te resulta difícil poner esto en marcha por tu cuenta puedes escribir o ponerte en contacto conmigo para así poder ayudarte a cumplir tus objetivos, a instaurar hábitos más saludables respecto a tu cuerpo y tu alimentación y estés más a gusto contigo misma/o.

 

(Artículo publicado originalmente en el Blog de Psicología de Nexo Psicología Aplicada el 31 de Mayo del 2016).

Guisasola,M. con especialistas de la universidad de Navarra, (2012) La Dieta Holística. Clínica Universidad de Navarra.

Jornada de Mujer y Drogas: lo que las estadísticas ocultan

Ayer, mi compañera Marina Bazaga y yo (Nexo Psicología Aplicada) estuvimos en la “Jornada de Mujer y Drogas: lo que las estadísticas ocultan”, organizada por la Fundación Atenea y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

mujeresydrogas

Se ha desarrollado toda una mañana de intervenciones diversas e interesantes, atravesadas por la perspectiva de género y feminista, con objeto de analizar y debatir acerca de la situación concreta a la que se enfrentan a nivel social e individual las mujeres con adicción a drogas. Colaboraron profesionales de la psicología, antropología, trabajadoras sociales, divulgadoras feministas (como Ana Fernández de Vega, que lanzó ideas tan interesantes como estas)  , y otras muchas, ofreciendo sus propias experiencias y conocimientos.

Muy interesante la parte final también donde participaron psicólogas del ámbito penitenciario, y donde una mujer contó su experiencia en primera persona, tratando los casos de mujeres, drogas y prisión, donde la situación de exclusión, estigma o otras variables recaen sobre las mujeres por el hecho de ser mujeres (violencia sexual, malos tratos, responsabilidades del hogar y cuidado de los hijos, falta de opción a recursos que por circunstancias de este tipo a ellas se les niegan, etc).

Queremos y necesitamos más jornadas de este tipo.

 

I Jornadas de TCA y Obesidad del COP Madrid

El pasado 15 y 16 de Abril asistí a las primeras Jornadas de Trastornos de la Conducta Alimentaria y Obesidad que organizaba el Colegio de Psicólogos de Madrid.

12998613_1005928079443448_7174267471152016991_n

Dos días de muchas ponencias interesantes y variadas aunque, debido a la longitud de la jornada, sin demasiado tiempo a profundizar como la problemática merece.

Me gustaría destacar del programa las ponencias sobre la influencia de la publicidad  (ponente: Ana Isabel Gutiérrez Salegui) y la influencia de los medios de comunicación en los TCA . En mi opinión destacaron sobre todas por interesantes y diferentes. Y el arduo y estupendo trabajo que hizo mi compañera Lucía Pol explicando de manera tan completa y profesional en diez minutos el enfoque cognitivo conductual para la intervención de estos trastornos.

Desde luego es importante que estas jornadas hayan dado comienzo y que haya muchas más ediciones puesto que la divulgación y el encuentro entre profesionales permite el contraste e intercambio de información y proyectos en marcha, que siempre serán de ayuda para todos los que estamos implicados en este tipo de intervención y, más importante, para las personas con este tipo de problemáticas.

¿Por qué los psicólogos nos centramos en la conducta humana?

Muchas veces, al acudir al psicólogo no tenemos claro a qué hacen referencia algunos términos importantes, como por qué muchos de ellos hacen de la conducta humana su objeto de estudio y el análisis de la misma su intervención.

La conducta en realidad no es solo lo que hacemos sino que también es lo que pensamos y sentimos. De hecho, no es posible la ausencia de conducta, ya que econductual_madridn todo momento las personas de una u otra manera nos estamos comportando. Realmente lo engloba todo (lo físico-motor, lo emocional y lo cognitivo) y nos permite actuar sobre ella, una realidad tangible y accesible. Esto es así porque el comportamiento nos aporta muchísima información y nos permite actuar sobre sus factores desencadenantes (estímulos), la conducta en sí misma o sus consecuentes, es decir, aquello que probabiliza que esa conducta se emita de nuevo.

Esta conducta puede ser manifiesta/observable (la acción física-motora, o reacciones fisiológicas como por ejemplo palpitaciones, sudoración,…) o encubierta (pensamientos o emociones, como la preocupación, la alegría… son observables por la propia persona) pero como decíamos anteriormente, todo ello es conducta.

De esta manera, los psicólogos trabajamos en hacer un buen análisis del comportamiento de la persona y todo lo que lo rodea e influye de alguna manera, lo que llamamos análisis funcional, para generar cambios que consensuados con el paciente nos facilitan el éxito en la terapia.

 

12/08/2015.